¿Te gusta la cocina? ¿Con alguno de tus platos preferidos tienes que hacer una fritura? Entonces este sencillo post es para ti. ¿Por qué? Porque te damos 4 consejos rápidos para que consigas una fritura perfecta en tus recetas.

 

4 consejos rápidos para la fritura perfecta

 

Antes de nada hay cuatro factores que tienes que tener en cuenta:

  • La temperatura del aceite
  • Los medios empleados
  • El alimento a freír
  • El aceite empleado

 

Consejos para la fritura ideal

 

1 Utiliza aceite de orujo de oliva:

Varios estudios realizados recientemente han evidenciado las ventajas en la utilización de este tipo de aceite a la hora de realizar frituras. Esto se debe a que es rico en ácido oleico además de contener varios compuestos bioactivos con gran capacidad antioxidante como los tocoferoles o los polifenoles. Todo ello, hace que sea resistente en la fritura y doble su uso.

En definitiva, hace que los alimentos sean mucho más sabrosos al enmascarar el sabor del propio alimento al someterlo a la fritura.

Conoce y descubre más sobre este tipo de aceite en otro de nuestros posts anteriores.

 

No prolongues la cocción más de lo necesario:

Una importante contraindicación es exponer el alimento a un aceite caliente en exceso, ya que al exponerlo a altas temperaturas perderá mas nutrientes y absorberá mucha más grasa. A mayor exposición al calor antes se produce lo que se conoce como degradación, que conlleva la formación de compuestos no deseados que disminuyen el valor nutricional de los alimentos fritos y la durabilidad del uso del aceite en fritura.

 

3. Conserva el aceite adecuadamente:

Para alargar su vida útil se recomienda mantenerlo alejado de la luz y el calor, con la tapa de la freidora bajada y no dejar el aceite al fuego sin alimento dentro, ya que así se reduce su degradación.

 

4. Evita que el aceite se caliente en exceso:

Es uno de los conocimientos básicos a la hora de realizar una fritura el utilizar aceite muy caliente. Pero, ¿a qué nos referimos con aceite muy caliente? Toma nota. La temperatura ideal es entre 175 – 180 grados, así el alimento no pierde agua y absorbe menos lípidos.

También, debes tener en cuenta que cuando el aceite humea, es señal de que te has pasado de calor, que se ha quemado y que ya no es aconsejable utilizarlo. Sin embargo, otra de las ventajas de emplear aceite de orujo es que su punto de humo es mucho más elevado que en otros aceites, lo que le da un comportamiento más estable en fritura.

 

Para más información, www.oriva.es.

fritura perfecta