La obesidad es un problema de salud importante en Occidente, la gente come en grandes cantidades y realiza poco ejercicio físico. Hoy en día, especialmente en las ciudades, la gente está adoptando una vida sedentaria y estresante. Más de la mitad de la población de algunos países industrializados tiene sobrepeso, lo que aumenta el riesgo de hipertensión, diabetes, colesterol alto y triglicéridos, factores que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
El aceite de oliva es un nutriente de gran valor biológico. Al igual que todas las demás grasas y aceites es alto en calorías (9 Kcal por gramo), lo que podría hacer pensar que podría contribuir a la obesidad. Sin embargo, la experiencia muestra que hay menos obesidad entre los pueblos mediterráneos, aquellos que consumen más aceite de oliva.
Se ha demostrado que una dieta rica en aceite de oliva conduce a una pérdida de peso mayor y más duradera que una dieta baja en grasa.

*Fuente: Consejo Oleícola Internacional.