Hoy en día vivimos muy concienciados por estado de nuestra salud y por comer alimentos saludables. Por ello, el uso del aceite de oliva virgen extra está muy extendido. Pero en este post vamos a hablarte de un nuevo producto aún más saludable, el aceite ecológico de oliva virgen extra.

 

Aceite ecológico vs Aceite tradicional

 

Antes de nada, hay que destacar que la diferencia fundamental de un alimento ‘bio’ radica en su método de producción, en el que no se emplean pesticidas, plaguicidas o fertilizantes químicos y se hace un uso de recursos naturales y siempre con métodos que no dañen la tierra y respeten el medio ambiente.

Tras haberte mostrado esta breve pincelada, ¿qué diferencias existen a nivel práctico entre un aceite ecológico de uno convencional?:

aceite ecológico

  1. Su producción. Como hemos mencionado anteriormente, está totalmente prohibido el uso de químicos en la producción del aceite ecológico. Elementos que sí se pueden utilizar en la obtención de otros tipos de aceites.
  1. Sostenibilidad medioambiental. El aceite ecológico como producto aporta un importante valor añadido al mostrar unos parámetros más altos de sostenibilidad ambiental que el resto de productos no biológicos, por lo que se presenta como un alimento más respetuoso con el medio ambiente.
  1. Su calidad. Ante todo, resaltar que el que sea producido bajo la modalidad ecológica no quiere decir que su calidad sea superior, es decir, se pueden encontrar aceites de oliva ‘bio’ que no alcancen la certificación de virgen o virgen extra y extraordinarios AOVEs que no son ecológicos. Para valorar la calidad de un aceite de oliva hay que tener en cuenta otros factores, como el clima de la zona, el tipo de cultivo, el estado de madurez de la oliva, el método de recolección empleado, el proceso de extracción del zumo y otros muchos más factores como, la influencia de la luz que reciben las olivas, la influencia del riego del olivar…etc.
  1. El sabor. Su sabor es muy peculiar pero el probarlo hace muy difícil diferenciarle de un aceite de oliva virgen extra. Pero se trata de una auténtica delicia gourmet para los paladares más exigentes. Desde el punto de vista gastronómico, el sabor de este aceite ecológico de oliva virgen extra ensalza cualquier receta de cocina.
  1. Saludable. El aceite ecológico está muy regulado, por lo que debe presentar una cantidad de residuos químicos inferior a su equivalente convencional. No obstante, cualquier aceite de oliva debe someterse a análisis químicos para conseguir la certificación.
  1. Su precio. Suele ser sensiblemente superior al de cualquier aceite tradicional, ya que las alternativas orgánicas a los químicos empleados durante la producción son más costosas y menos eficientes. Reduciendo así, la cantidad de aceitunas por árbol, por lo que el precio final del aceite ecológico resulta más elevado.
  1. Su etiquetado. El aceite ecológico debe someterse a un exhaustivo proceso de control y certificación que le permite incluir en el envase su condición de “ecológico, ‘bio’ u orgánico”, junto con un sello con el logotipo de la UE y el código numérico de la entidad de control.

 

¿Qué te ha parecido nuestro post? ¿Interesante? Si te animas a apostar por el aceite ecológico te mostramos recetas con alguno de sus posibles usos:

¡Descúbrelas!