Los clásicos dicen que nunca mueren y es verdad, así que hoy 16 de enero toca rendir homenaje a ese clásico que tanto nos encanta…las croquetas. En las próximas líneas te vamos a detallar los mejores pasos para que este clásico te salga de rechupete. ¿Te animas a elaborar un clásico de las frituras?

 

Tu receta de croquetas favorita

 

Ingredientes para 6 unidades

El primer consejo que os damos es utilizar Aceite de Orujo para que esta receta sea un éxito. Y te preguntarás, ¿por qué? Muy sencilllo:

  • Posee una composición que protege nuestra salud, pero también la calidad de las frituras, alcanzando el color, sabor y ligereza perfectos.
  • El Aceite de Orujo de Oliva es el ingrediente perfecto para realizar las mejores frituras, con una calidad superior a la mayoría de aceites. Más crujientes y sabrosas.

Después de este truco que os revelamos vamos allá con la preparación. ¿Estas list@? Coge papel y boli y a elaborar tus croquetas favoritas:

Pasos para la preparación de las croquetas

1.  En una sartén calienta cuatro cucharadas de Aceite de Orujo u Oliva y rehoga a fuego suave la cebolla cortada en pequeños trozos.Cuando esté traslucida incorporar la harina y fríela sin parar de remover hasta que adquiera ese tono dorado ideal.

2. Calienta la leche. Importantísimo que no dejes de remover y la vas incorporando poco a poco a la sartén hasta que empiece a cuajar la bechamel. El truco para conseguir una croqueta de 10, es trabajar perfectamente la bechamel, cuanto más tiempo le dediques a este paso, más cremosas y suaves te quedarán (unos 15 minutos). Otra clave es mantener la masa despegada de la sartén.

3. Reduce el fuego e incorpora el jamón (también puedes rellenarlas con otras opciones como atún, pollo, beicon, carne asada, chorizo etc…) pon la cantidad a tu gusto, añade la nuez moscada y la sal. ¿Cuando estará lista la bechamel? Cuando pases la cuchara y la masa se te despegue con facilidad.

4. Viértela en una fuente plana y déjala enfriar la masa antes de moldear las croquetas. Un truco para que no se reseque la bechamel es cubrirla con film transparente.

5. A la croqueta se le pueden dar muchas formas y tamaños. Elige la forma que más te guste. Sea cual sea la forma que le des a la croqueta, ésta te debe quedar sin fisuras para que su empanado sea perfecto y hermético y evitar así que el relleno salga por la sartén. Una forma de conseguirlo es utilizar un dispensador de helado o una manga pastelera. Nos ahorrará tiempo y la masa saldrá compactada y sin grietas.

6. Añade ligeramente pan rallado. Esto te ayudará a terminar de dar forma a tus croquetas.

7. Coge un plato y bate dos huevos. Un truco para que te cunda mucho más, es comenzar batiendo las claras y después las yemas. Verás como el resultado cambia de manera sorprendente.

8. Mojan las croquetas en el huevo retirando el exceso, después cúbrelas nuevamente con el pan rallado. Pásatelas de una mano a otra para que pierdan el pan que sobra.

9. Ahora llega el turno del paso estrella. Fríelas en abundante Aceite de Orujo de Oliva

10. Lo primero que debes hacer es ‘sellar’ las croquetas, para ello es vital que el aceite esté muy caliente. Debes darles la vuelta en el primer minuto para cerrar la costra del empanado, haz lo mismo por el otro lado. Baja a fuego medio y siempre con mucho cuidado las volteas de nuevo para controlar el tono dorado.

11. Finalmente, retíralas de la sartén y colócalas sobre un papel absorbente para quitar el exceso de aceite que pueda quedar.

Ahora tus croquetas favoritas tendrán una presentación excelente. Crujientes, suaves, sabrosas y con un sabor delicioso. ¡No pararás de repetir!

Y si para tu próxima receta no quieres equivocarte al elegir el aceite de oliva. Atento a estos trucos.

croquetas