La distribución alimentaria es un sector que se ha visto especialmente afectado tras la crisis sanitaria ocasionada por la enfermedad COVID-19. A partir de este momento, vamos a percibir ciertos cambios en este ámbito que también repercutirán sobre las costumbres que los consumidores hemos adquirido. Te mostramos los factores principales a los que tenemos que prestar atención.

Cómo afectará la COVID-19 a la distribución alimentaria

La distribución alimentaria en 2020 va a ser determinante y a marcar un antes y un después en el sector. A partir de ahora, las prioridades del consumidor van a ser diferentes, así como los productos a los que podremos acceder con mayor facilidad. Vamos a ver qué claves van a guiar la distribución alimentaria tras la COVID 19.

 

La compra digital

La compra a través de Internet ya era frecuente antes de la crisis sanitaria. Sin embargo, a partir de ahora, se irá normalizando mucho más. Por ello, una de las principales claves de la distribución alimentaria en 2020 que puedes observar es la potenciación de todos los servicios que se ofrecen digitalmente. Dentro de la distribución alimentaria tras la COVID-19 también tenemos que destacar los servicios de delivery, que van a crecer mucho más que la asistencia presencial en los bares.

En definitiva, una de las tendencias de los consumidores en esta «nueva normalidad» es el e-commerce, especialmente dentro del sector de la alimentación. Si eras de los que iban a la compra presencialmente, ¡ahora lo normal será hacerlo por Internet!

 

El valor del producto local

Otra clave principal es el crecimiento del producto local. A partir de ahora, se van a priorizar los productos según la distancia a la que te encuentres de ellos, ya que esto garantiza una mayor seguridad. Veremos cómo las importaciones y las exportaciones se limitarán. De hecho, las grandes superficies de supermercados ya están potenciando estos productos locales en plena crisis sanitaria.

El pequeño comercio va a ver aquí su oportunidad de crecer, especialmente si pasa por el necesario proceso de digitalización y ofrece sus servicios también a través de Internet. Y, más aún, si comienza a ofrecer un servicio de reparto a domicilio o delivery. Los productos de tu tierra nunca habrán estado tan presentes; quién sabe, puede que descubras auténticas maravillas locales. ¡Todos tenemos productos de los que sentirnos orgullosos!

 

Las medidas de seguridad en la industria

La industria alimentaria ha reforzado mucho más sus medidas de higiene y seguridad para garantizar la calidad del producto y estar a la altura de las expectativas del consumidor. Los planes de limpieza y desinfección son mucho más estrictos y se siguen aplicando las analíticas y los controles necesarios, pero reforzados, haciendo las medidas de higiene mucho más extremas de lo que han sido hasta ahora.

En cuanto a la recepción de los productos, también se han implantado nuevos protocolos más estrictos que cumplen con las medidas impuestas por el Ministerio de Sanidad. La industria de la alimentación está más preparada que nunca para garantizar tu seguridad y cuidar de tu salud, y se está preparando intensamente para el futuro. ¡Puedes sentirte totalmente seguro!

 

Se valorarán más los productos envasados

A partir de ahora se van a comenzar a valorar más los productos envasados, lo cual supone un gran cambio frente a la preferencia habitual de los productos frescos. Por ejemplo, se valorará mucho la fruta o verdura que, aun siendo natural, venga envasada en plásticos y volveremos a optar por los botes de conserva. Además, también van a cambiar nuestras elecciones de consumición al estar limitadas las importaciones y las exportaciones. Distinguiremos entre lo que es accesorio y lo que no lo es y comenzaremos a racionalizar las compras que realizamos. Lo importante, en definitiva, es que sigas teniendo acceso a las materias primas esenciales.

 

La empleabilidad

Una última clave importante que tenemos que resaltar en la industria alimentaria tras la crisis sanitaria la puedes observar en el ámbito de la empleabilidad. La industria está cambiando y se está adaptando a una realidad que es completamente nueva y que necesita seguir satisfaciendo las necesidades del consumidor y del mercado en general, sin descuidar tampoco la seguridad de los trabajadores. En la parte de la gestión, se opta, dentro de lo que es posible, por el teletrabajo. En el trabajo presencial se refuerzan los controles de seguridad alimentaria enfocados a la protección del trabajador.

La distribución alimentaria va a cambiar este 2020 tras la crisis sanitaria generada por la enfermedad COVID-19. Podríamos decir que estas son las claves principales que van a guiar la «nueva normalidad» a la que tendremos que acostumbrarnos a partir de ahora, también en nuestra manera de comprar y en lo que comemos. Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a compartirlo y te invitamos a descargar nuestros e-books gratuitos para conocer las nuevas tendencias en distribución.

Envío gratis a Madrid ciudad y Toledo ciudad

*Pedido mínimo 50€.