Ya han pasado mas de dos años, desde que un Real Decreto obliga a los establecimientos hosteleros a presentar los aceites de oliva en envases irrellenables.
 
Pero ¿quien no sigue viendo en bares y restaurantes las vinagreras anónimas o botellas con etiquetas llenas de manchas de aceite, verdaderamente impresentables?
 
Son las Comunidades Autónomas las encargadas de hacer cumplir esta Ley, pero a la vista está que los resultados obtenidos después de mas de dos años no son muy alentadores.
 
Es cierto que industrias que vendemos estos productos tenemos una sensibilidad mucho mayor, pues se deteriora la imagen de nuestra marca, al encontrarnos nuestros envases rellenos de cualquier aceite y de cualquier calidad, pero también es muy importante para los consumidores porque:
 
Es la única garantía que tienen de que el producto que se está consumiendo, es verdaderamente el que indica la etiqueta.
Ahora comienza una campaña publicitaria, con la que se intenta concienciar a todos del cumplimiento de esta norma, esperamos realmente que tenga un buen impacto y que consigamos realmente poner en valor un producto tan nuestro.