El post de hoy va dedicado a uno de los aceites de oliva más desconocidos, el aceite de orujo de oliva.

Fuente: ORIVA (www.oriva.es)

En él trataremos de explicar el proceso de extracción de este aceite y las cualidades, beneficios y usos del mismo.

Como bien sabéis, el orujo de cualquier proceso de producción son los restos de la fruta que quedan tras haber extraído el zumo principal, para nosotros el aceite de oliva virgen extra. Este orujo, en el caso de la aceituna, está formado por la piel, la pulpa, los huesos y una cantidad residual de aceite de oliva, entorno al 2 y 3%.

Con los molinos actuales (dos fases) separamos el aceite de oliva virgen del producto restante, al que llamamos alperujo o alpeorujo, una masa formada por orujo y alpechín (aguas de vegetación) y con aceite todavía en su interior.

El alpeorujo sirve como materia prima para la obtención del aceite de orujo crudo mediante un procedimiento de secado (evaporación de alpechines) y extracción aplicados en la Extractora Ecológica de Mora. El aceite de orujo crudo tiene el mismo perfil de ácidos grasos que si hubiera sido extraído mediante procesos físicos, es decir, como el aceite de oliva virgen lampante.

Tras el refinado, obtenemos el aceite de orujo  al que se le añade un porcentaje de aceite de oliva virgen para aportarle el sabor, color y olor característicos, obteniendo finalmente nuestro aceite de orujo de oliva,  MEDITOLIVE

Meditolive (https://morainsa.com/meditolive/)

Este es nuestro Meditolive que tenéis disponible en la web con todas sus características técnicas.

Como la Interprofesional del aceite de orujo “ORIVA” expone en su web, el aceite de orujo de oliva “es rico en ácido oleico, contiene antioxidantes y otros compuestos bioactivos con potenciales propiedades beneficiosas para la salud”. 

Todos los aceites de semillas (girasol, soja, maíz, etc) son sometidos a refinado, pero el aceite de orujo de oliva, a diferencia de éstos conserva las ventajas para la salud, su aporte energético y gran parte del ácido oleico. Este último es uno de los responsables de reducir los niveles de colesterol LDL y colesterol total. Además posee un alto contenido en antioxidantes naturales como la clorofila, vitamina E y carotenos. También contiene ácido oleanólico con propiedades cardiosaludables.

Me gustaría que echarais un ojo a los estudios que está llevando a cabo CSIC junto con el Instituto de la Grasa en base a los beneficios que aporta este aceite a la salud. Entre ellos destacan los siguientes:

Además podéis leer el estudio de la OCU en el que se investigaba qué tipo de aceite aguanta más en la freidora, resultando ser el de orujo de oliva el que mantiene sus propiedades además de obtener mejor resultado y sabor en nuestros platos.

Nuestro consejo es que no cambiéis por unos céntimos los beneficios en la salud que ofrece este producto.

Mucha salud, AOVE y aceite de orujo para todos.