¿Sabías que más de un 69% del aceite de oliva disponible en los supermercados etiquetado como aceite de oliva virgen extra no lo es en realidad?. Para evitar que no aciertes en tu compra te traemos unos sencillos consejos para que distingas entre un aceite que si es virgen extra de uno que no lo es.

Pasos para distinguir un aove de otros aceites

  • Vierte una copa del aceite de oliva que hayas elegido en un vaso pequeño, preferiblemente redondo.
  • Ahora es el turno de lograr atrapar su aroma. Para ello, coge el vaso con una mano y con la otra tapa la parte superior para lograr aislar el aroma.
  • Gira el vaso en tu mano para calentar el aceite con el calor de tu cuerpo y muévelo con en movimientos circulares

Ahora llegan los pasos definitivos y con los que averiguarás si estás ante un verdadero aceite de oliva virgen extra o no:

  • Destapa el vaso y llévatelo a la nariz para obtener el mayor aroma posible de aceite de oliva:

Después de todo esto existen dos fórmulas para detectar si es aove o no:

  • Si huele fresco a hierba, fruta o vegetales, es más probable que el aceite sea verdaderamente virgen extra. Los aromas identificables comunes del aceite de oliva virgen extra son de hierba, tomate verde o rojo, plátano, rúcula, espinaca, manzana, cítricos o almendra.
  • Sin embargo, si no hueles un toque a fragancia fresca, es probable que no sea virgen extra. Cualquier cosa que huele a rancio seguro que no es aceite virgen extra.

– Por último, también puedes decidir probarlo. Gira el vaso y toma un sorbo del aceite sin tragarlo. Aprieta los dientes y mantén los labios abiertos, inhala algo de aire por la boca y agita el aceite alrededor de la misma antes de tragarlo:

  • Un verdadero aceite virgen extra revelará muchos sabores de frutas y verduras a medida que muevas alrededor de la boca y tendrá un sabor picante o amargo en la parte posterior de la garganta cuando la tragues.

¿Te ha servido? Con estos sencillos trucos nunca te equivocarás y elegirás un verdadero aove. Descárgate la infografía aquí.