Las grasas saludables son tan poco conocidas como necesarias para que tengas buena salud. En los siguientes apartados te contamos todo lo que necesitas saber al respecto. Incorpóralas a tu dieta para reforzar tu estado de salud fácilmente.

 

Definición

Se entiende por grasas saludables aquellas que el organismo necesita para su correcto funcionamiento. Recuerda que la grasa tiene las siguientes funciones:

– Reforzar las membranas de las células.

– Convertirse en una reserva de energía para el organismo.

Regular los niveles hormonales.

– Evitar las alteraciones térmicas del cuerpo.

– Absorber vitaminas esenciales como la A, la D, la E, la K1 y la K2.

Las grasas saludables se dividen en dos grandes grupos que debes conocer para mejorar el funcionamiento de tu organismo:

Monoinsaturadas. Se denominan así las que solo contienen un enlace doble entre los carbonos que la componen. Se encuentran, principalmente, en el aceite de oliva virgen extra (aove) y ayudan a elevar el colesterol bueno bajando los niveles del más perjudicial para tu organismo.

Poliinsaturadas. Contienen más de un enlace para unir los átomos de carbono. Puedes encontrarlas en alimentos de origen vegetal y animal. Contienen Omega 3 y 6 que ayudan a equilibrar las distintas funciones de tu cuerpo.

 

¿Cuáles son los efectos de este tipo de grasas en tu estado de salud?

Lo fundamental es apostar siempre por las alternativas arriba descritas y no por otras como las trans o las saturadas que terminan por elevar los niveles de colesterol malo. La idea es que cuando vayas a hacer la compra apuestes por las siguientes alternativas:

· Aceite de oliva virgen extra. Es una fuente de salud que mejora tu circulación sanguínea, facilita el tránsito intestinal, te aporta energía y te ayuda a encontrarte siempre en plena forma. Tómalo siempre crudo.

· Frutas y verduras. A mayor variedad, más probabilidades de aprovechar sus propiedades al máximo. También has de consumirlas en crudo y sin ningún tipo de aditivo.

· Carnes magras. El pollo, el conejo o la carne de ave en general son siempre recomendables. Prepáralas a la plancha o al vapor. Aportan proteínas, vitaminas, minerales y grasas de alta calidad.

· Pescado azul. Su nivel de Omega 3 y 6 es óptimo. Opciones como el salmón o la sardina no deberían faltar en tu dieta habitual.

 

Falsos mitos sobre las grasas saludables

El extremismo de algunos nutricionistas conlleva que se caiga en el error de promulgar los siguientes falsos mitos que pueden alterar tu salud de forma definitiva:

· Cuanta menos grasa se consuma, mejor. Como se ha explicado, las grasas que te venimos describiendo son imprescindibles para la función celular y para controlar el colesterol. De no ingerirlas, el organismo acumulará la grasa de cualquier alimento lo que puede provocar un aumento del colesterol malo.

· Los alimentos light son más saludables. Lo que les falta de azúcar lo llevan en otros edulcorantes. Además, suelen tener más grasas saturadas perjudiciales para mantener su sabor.

· Mejor evitar los fritos. Si bien es cierto que no se puede abusar, un alimento saludable frito de forma adecuada en aceite de oliva no tiene por qué ser perjudicial.

· Los aceites de semillas son más beneficiosos para la salud. Solo un ejemplo, el de palma está lleno de grasas saturadas que multiplican el colesterol. Como el de oliva, ninguno.

Era nuestro objetivo darte a conocer las características de las grasas saludables y por qué debes incorporarlas a tu dieta lo antes posible. No olvides leer la etiqueta con las propiedades nutricionales de cada producto y quedarte solo con las grasas insaturadas ya descritas. Tu cuerpo te lo agradecerá.

0
Envío gratis a Madrid ciudad y Toledo ciudad. *Pedido mínimo 50€.